Un equipo de trabajo está motivado. O mejor dicho, un equipo de trabajo tiene que estar motivado. Estas son frases que se asumen, pero la realidad es que hay altibajos y nadie nos previene sobre ellos.

¿Y qué hacemos cuando esa realidad nos golpea y el equipo no está motivado? En esta charla, os quiero contar mi experiencia, y cómo me enfrenté a uno de los momentos más duros como manager: tener que recuperar la motivación del equipo.

Un pequeño spoiler: esa tarea no solo está en las manos del manager :wink: